Homenaje a las víctimas del remolcador a pesar del acoso

Por Jesús Emilio Hernández Figueroa

Regla, Ciudad de La Habana, Cuba, 16 de julio. (ALAS)– Un fuerte operativo de la policía política fue desplegado en horas de la mañana del pasado día 13, en el municipio de Regla, para impedir el homenaje de opositores a los asesinados por la dictadura Castrista en el hundimiento del remolcador “13 de Marzo”.

Un día como hoy, a 18 años de la masacre, el Gobierno cubano lleva sobre sí el peso de la muerte de mujeres y niños inocentes, y el grito de justicia de la oposición democrática cubana, tanto interna como en el exilio, que demanda la condena de este acto de barbarie. Un día como hoy, las autoridades cubanas procuran impedir el rendir tributo a los caídos y, para esto, acosan, persiguen, maltratan, amenazan y encarcelan a pacíficos disidentes.

Según manifestó a este reportero el opositor Félix Cruz Álvarez, Delegado Municipal del Partido Republicano de Cuba (PRC), fue detenido aproximadamente sobre las siete de la noche del día 12, y obligado a permanecer por 24 horas en los calabozos de una Unidad Policial en el municipio de La Lisa.

El Director del PRC en la localidad, Oscar Ernesto Maestre de Llanos, alegó que el oficial de la Seguridad del Estado conocido como Francisco, le retiró su carné de identidad y le impidió salir de su vivienda.

Coral Valdés Gispert también alegó ser molestada, el mismo día 12, por el oficial Francisco, quien le retiró sus documentos de identificación y la amenazó con meterla presa si salía a la calle sin su carné de identidad, al igual que Rubén Raga Blanco, quien afirmó sentirse acosado y perseguido.

La opositora Gladis Escandell Martínez, Tesorera del PRC en el municipio y Delegada de FLAMUR, y sus hijos Isabel y Damián Acosta Escandell expresaron que, en horas tempranas de la mañana del día 13, fueron visitados y amenazados por Francisco, y que también les quitaron el carné de identidad. En igual situación estaban Leidy García Rivera, Caridad García Cartas, y este reportero que suscribe esta nota.

No obstante, a pesar del acoso, la persecución, las amenazas, y la ausencia del carné como intimidación, cuatro de nosotros pudimos homenajear a los asesinados por el régimen. Se depositaron flores en el mar y se dedicó un minuto de silencio en honor a las personas inocentes que fallecieron.

La fecha del 13 de julio de 1994 quedará en los anales de la historia de nuestra patria y se recordará siempre como una evidencia más de los crímenes de la tiranía. Murieron asesinadas 41 personas, entre ellas mujeres y niños, víctimas del ataque de personas indolentes e inhumanas que usaron chorros de agua a presión, con el consentimiento del Gobierno cubano, para hundir a un viejo remolcador que intentaba huir de la Isla con 72 personas a bordo.

Blogger PostLinkedInPrintTwitterShare

Facebook comments:

There are no responses yet

Leave a Reply

RSS for Posts RSS for Comments