Cultura

Apoyamos a todas las personalidades de la cultura que han tenido que escoger el camino del exilio por el estrangulamiento de su pensamiento, por parte de una filosofía de gobierno que no admite ninguna manifestación cultural que no coincida con su línea ideológica. Los hombres y las mujeres de la cultura al llegar al exilio no han tenido el apoyo y el reconocimiento merecido por aquellos que no han tenido el valor de divorciarse de la moda izquierdista sembrada en amplios sectores de la cultura mundial y que comienza desde su formación profesional en las universidades, pero que nunca han tenido que vivir en carne propia los regímenes comunistas y solo lo han visto desde fuera, en un coqueteo al servicio de sus intereses y a beneficio de estos regímenes que lo han usado para vender una imagen de progreso y libertad que no existe.

No se justifica que personalidades de la cultura estén haciendo este pobre servicio, pues ellos necesitan de total libertad de expresión para plasmar su imaginación sin límites en una obra, sabiendo que estos sistemas totalitarios amordazan la libertad de expresión y que los hombres dedicados a la cultura tienen un cepo del que no se pueden salir o su obra será marginada, y de esta obra ser critica al régimen pueden enfrentar la cárcel, destierro o la muerte, existiendo sobrados casos en el mundo que ilustran lo antes mencionado.

Es hora de que los hombres dedicados a la cultura adopten una posición revolucionaria, pero no al lado de la izquierda, para que contribuyan al esclarecimiento de la sociedad humana, y no a su confusión, en la creencia que los gobiernos de izquierda comunista son la solución a los problemas sociales del tercer mundo, ya que la filosofía propia de estos sistemas frena el desarrollo de los individuos y por ende las demás esferas de la sociedad.

Comprendemos lo difícil de romper con un esquema dentro del que se ha estado trabajando, pero más triste es saber, como lo ha demostrado la realidad de la historia, que el sistema no funciona y continuar respaldando, empecinados en un proyecto indefendible, haciendo el papel de tontos útiles a dictaduras pasadas de moda.

Trabajar por una cultura de la libertad; brindar nuestro apoyo a los intelectuales, escritores, artistas y creadores en general que mantengan una posición de compromiso con los derechos de los individuos, frente a cualquier estado represor, y que contribuyan al mantenimiento de la memoria histórica de lo que es el horror del comunismo de manera que no se repita.

Abramos las puertas a esa cultura de la libertad.

- Junta Directiva -

Partido Republicano De Cuba

Triunfaremos

RSS for Posts RSS for Comments